Héroes de capa y espada

Madre e hijo picasso 1905Publicamos el relato con el que Laura Ortega, alumna de 1º de Bachillerato, obtuvo el primer premio del 3º Concurso de Relato Breve, en su categoría juvenil, convocado desde la Secretaría de la Mujer de CCOO-Cuenca con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Este certamen literario tiene como objetivo visualizar, poner en valor y reconocer el trabajo de las mujeres, en la mayoría de las veces no remunerado con un salario, y denunciar las claras discriminaciones que aún perviven en el ámbito laboral.

Héroes de capa y espada

Verdad. Curioso sustantivo. Ambiguo, abstracto, inalcanzable, intocable, incierto… Unos la esconden, otros la buscan. Algunos la envuelven con un grueso envoltorio llamado mentira. Yo era incapaz de encontrarla.

Mi vida era perfecta. Lo único que le quería pedir a quienquiera que estuviera allí arriba, a esa persona que nos maneja como marionetas, era que introdujera en mi vida un héroe. Así es, en mis diez añitos de vida jamás había venido a rescatarme un caballero montado en un blanco caballo ni un misterioso hombre con capa me había robado un beso furtivo. A pesar de ello, mi vida era como un ascendente, colorido y brillante arco iris. Estaba siempre con mi madre, quien me daba la posibilidad de vivir rozando las nubes cada día. Todas las noches me preparaba una cómoda cama de doce colchones, lo que justificaba diciendo que mi cuerpo era propio de una princesa de sangre azul. Cada mañana me acompañaba al colegio antes de marcharse a su honrado trabajo, el cual nunca me desveló, pues tal era su importancia que el país entero peligraría. Al recogerme, me invitaba a una deliciosa comida de la que yo sola disfrutaba, pues ella degustaba a menudo deliciosos manjares en su trabajo. Y, por último, cada noche me contaba la gloriosa historia de mi padre, que murió en una cruenta batalla porque deseaba darme un futuro mejor.

Sin embargo, mi madre miente.

Cada mañana, me despierto en un ático destartalado porque no nos podemos permitir nada mejor. Los doce colchones impiden que los muelles de mi vieja cama me provoquen profundas heridas. No soporto ver la mirada hambrienta de mi madre cuando me compra comida con las únicas monedas que ha conseguido durante el día. Tampoco me gusta su sonrisa fingida cuando me cuenta la historia de aquel hombre que le dejó cada una de sus huellas dactilares marcadas en la cara y una profunda cicatriz en la mejilla derecha. Pero lo que más me ha dolido de todo esto es descubrir la verdad, descubrir el porqué hace todo esto. Por mí.

Reconozco que esto debe ser contagioso porque yo también os he mentido al principio, pues sí, tengo una gran heroína en mi vida, aunque no lleva capa ni espada.

(Laura Ortega Herraiz, 1º Bachillerato C)

Picasso La Soupe. 1903. 37 x 45 cm. Oil on canvas. J.H. Gran

Picasso, “La sopa”, 1903

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Espacio creativo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Héroes de capa y espada

  1. Eva dijo:

    En el siguiente enlace se puede ver una foto del acto de entrega de los premios, el pasado 8 de marzo. Enhorabuena, Laura.
    http://www.castillalamancha.ccoo.es/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s